Ronaldo y el hipotiroidismo


Hace unas semanas se anunció la retirada de uno de los mejores delanteros del mundo del futbol, Ronaldo Nazario “El Fenómeno”.  Las razones, a parte de su edad, que explicó en la rueda de prensa fueron , entre otras cosas, el diagnóstico de un hipotiroidismo que no le ha permitido mantener un adecuado estado físico.

Curiosamente revisando el último número de Medicina Clínica , se ha publicado un articulo especial sobre el tratamiento de esta enfermedad. ( Hipotiroidismo primario: consideraciones para una buena utilización del tratamiento con levotiroxina
Jaume Arroyo Bros, Pilar Gil Lluís, Gemma Llauradó Cabot, Assumpta Caixàs Pedragós
Med Clin (Barc). 2011;136:207-14.)

En él se revisan los aspectos más relevantes de su manejo terapéutico que pueden ser de interés para el médico de familia.

Como ya es sabido, el hipotiroidismo primario es la segunda enfermedad endocrinológica más prevalente (4-6%)después  de la diabetes. Afecta más a mujeres y aumenta con la edad. Como veis no es el caso de este jugador.Su diagnóstico suele ser relativamente sencillo y se demuestra a partir de unos niveles elevados de TSH y un déficit de T4 libre plasmática. Se trata con Levotiroxina (T4l), una hormona sintética que actúa de la misma forma que su original.

Al final del artículo se incluye un decálogo como tratar adecuadamente esta enfermedad.

Básicamente hay que estar atento a diferentes aspectos para que el control del hipotiroidismo sea el adecuado:

1. Conocer la farmacocinética y farmacodinamia de la L-tiroxina, especialmente  su absorción y metabolismo.

2. Saber la dosis adecuada inicial y los posibles cambios en las necesidades del tratamiento.

3. Detectar las interacciones farmacológicas más frecuentes que pueden reducir su absorción: sulfato ferroso, Carbonato cálcico, antiácidos, IBP, Orlistat o el Tamoxifeno y Raloxifeno; como en su metabolismo: simvastatina, lovastatina, cloroquina y proguanil.

4. Realizar un adecuado seguimiento .Más frecuente en su inicio ( cada 2 o 3 meses) pero más largo (anual) si existe una buena adherencia y un control óptimo de la TSH.

Volviendo al caso , el futbolista ha sido criticado en su país por utilizar esta enfermedad para justificar su retirada a los 35 años, atribuida más a sus malos hábitos y a su exceso de peso que por los efectos del hipotiroidismo y su tratamiento en su rendimiento deportivo.

Por último hay que decir que el tratamiento sustitutivo con L-tiroxina no es considerado dopaje en el deporte a menos que sea justificado en un informe médico.

 

Dedicado a mi padre que nos dejó un día como hoy hace 11 años.

One Comment

  1. Muy buena información yo estudio educación fisica y hace poco me detectaron ahora entiendo porque me costaron algunos deportes

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s