La tele no solo atonta,mata

La verdad es que el verano es una de aquellas  épocas del año que más  invita  a disfrutar de aquellas actividades al aire libre como pasear o ir a la playa.Sin embargo, cuando llega el frío invierno tendemos a pasar más horas  en casa ,leyendo, escuchando música o  ver nuestros programas favoritos que hacen por la tele. La verdad es que nos pasamos demasiadas horas  delante del televisor estimándose una media de 3-4 horas diarias que favorece  la  promoción de hábitos tan poco saludables como el sedentarismo, la obesidad y el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas. Incluso se ha asociado a un aumento de la mortalidad y la morbilidad global aunque no se disponen de datos que confirmen esta cuestión. El pasado mes de junio la revista JAMA publicaba una revisión sistemática que pretende  dar respuesta a estas dudas sobre la relación entre el tiempo que pasamos  delante el televisor y el riesgo de diabetes, mortalidad cardiovascular y la global.

Para ello se realizó una búsqueda  de los principales estudios de cohortes en las bases de datos de MEDLINE y EMBASE desde los años 70 hasta la actualidad.Después de un análisis exhaustivo de la  calidad de los estudios,se incluyeron 8 estudios con un total de unas 240.000 personas (4 presentaron los resultados en la diabetes tipo 2 , 4 sobre la enfermedad cardiovascular fatal o no fatal y 3 informaban sobre la mortalidad por cualquier causa) .Por cada dos horas que se ve la televisión al día el riesgo se incrementa un 20% para la diabetes tipo 2,un 15% para la enfermedad cardiovascular fatal o no fatal, y un 13% para la mortalidad por cualquier causa. Estas relaciones son lineales , es decir, a mayor número de horas más riesgo.  En términos absolutos  por cada 2 horas de televisión suponen 176 casos de diabetes tipo 2 por cada 100 000 individuos por año, 38 casos de enfermedad cardiovascular mortal por 100 000 individuos por año, y 104 fallecen por todas las causas de mortalidad por 100 000 individuos por año.Todos estos riesgos fueron calculados ajustándolos a diferentes variables  como la edad, el sexo o el grado de actividad física.

Ahora queda por ver, si reduciendo este número de horas que vemos por televisión son capaces de reducir cada uno de estos riesgos.

Mientras esperamos esta respuesta, siga practicando actividad física, reduzca su peso si es excesivo, practique sexo, salga con amigos y si hay algún programa de televisión que le guste,véalo pero evite comer delante el televisor.

Por último, enseñe esto a sus hijos, les fije horarios para ver sus programas favoritos y anímeles a jugar.