Practicando la prevención cuaternaria con…. Prudencio



Un día en la consulta de esta semana…..

Buenos días, Prudencio

Buenos días

¿Qué me cuentas?

Mi médico de empresa me envía porque ya tengo 50 años y es hora que me mire la próstata. Me ha dicho que con un simple análisis de sangre se puede medir…. ¿el PSA? , pero, francamente, no sé que hacer.

Una pregunta, Prudencio, ¿Tienes alguna molestia al orinar?

De momento, no

El PSA es una sustancia producida por la próstata  que se mide en sangre y  se utiliza para poder diagnosticar de manera precoz el cáncer de próstata. Sabemos que este tipo de cáncer es poco frecuente antes de los 50  y la mayoría fallecen por esta causa a partir de los 75 años. Si se realizara una autopsia a los mayores de 85 años, tres de cada 4 se encontraría un cáncer de próstata.

Bueno, pues así me lo hago.

La decisión no es tan sencilla ya que existen pros y contras para realizarla.

¿Cuáles son los pros?

Los hombres entre 50 y 69 años sanos que se realizan un análisis del  PSA fallecen menos por cáncer de próstata  ya que este se diagnostica antes, pero esto  solo ocurre en una proporción muy baja de casos (un 0,07%) y solo ha sido detectado en un estudio. En los varones  mayores de 70 años este beneficio no se observa.

Y … ¿Cuáles son los contras?

El PSA puede estar elevado en sangre por otras causas diferentes. Eso se llama un falso positivo. Si la elevación es pequeña es más fácil que sea un falso positivo, esto es que diga que puedes tener un cáncer cuando en realidad no lo tienes. Pero el hecho que te lo hayan dicho te produce una  preocupación tan excesiva que desencadena la realización de muchas pruebas innecesarias con sus riesgos añadidos y una angustia que también tiene sus efectos negativos sobre tu salud. Si contamos 10 años, una de cada 5 personas con un resultado anormal de PSA va a ser sometida a una biopsia de próstata para saber si tiene cáncer.

Ya, pero si el PSA es elevado, hay que hacer pruebas. ¿No?

Claro, pero hay otro problema. Hoy en día sabemos que muchos de los cánceres pequeños que diagnosticamos y tratamos no son tan malos como parecen y  si no los  hubiéramos detectado tampoco habrían matado al  paciente. A esto lo llamamos sobrediagnóstico .

Ya pero, el problema es que no sabemos cual de ellos  va ir bien y cual va ir mal, no?

Si, es verdad. Este dato ayuda poco al paciente para tomar una decisión, pero si la información que estoy contando.

Es  más, el propio tratamiento del cáncer de próstata también provoca otros riesgos, aunque sean pequeños, no podemos despreciarlos. Así,  5 de cada 1000 hombres morirán en el plazo de un mes tras la cirugía y entre  10 y 70 de cada 1000  tendrán complicaciones, como incontinencia urinaria o problemas de impotencia. Este porcentaje sube hasta  2 a 3 de cada 10 pacientes sometidos a radioterapia y  4 de cada 10 cuando se indica tratamiento hormonal, además de otros efectos adversos.

Y ¿si no me hiciera la prueba?, ¿Cómo me entero que tengo un cáncer de próstata?

Seguramente lo notarías ya que tendrías molestias urinarias. En el caso que se diagnosticara las posibilidades de curación serían prácticamente las mismas que si te hubieras medido tu PSA cuando estabas sano.

Sabe que, doctor. Creo  que me lo voy a pensar, pero lo más seguro es que no me lo haga.

Pues, me parece muy bien. Prudencio. Si necesitas más información no dudes en volver a la consulta.

Bueno, pues nada más, gracias por ayudar a decidirme.

Hasta luego…

El escenario clínico de este  caso es real  pero la dificultad para proporcionar información objetiva sobre el cribado de cáncer de próstata  ha sido lo que me ha motivado  a rehacerlo con la reciente evidencia disponible. El mayor reto  sigue siendo trasladar los datos de los estudios a un lenguaje  claro, conciso y entendible para que  nuestros pacientes tomen la decisión adecuada.

Varias reflexiones surgen de este caso:

  1.  El arte de la medicina radica en transformar el lenguaje médico al del paciente.
  2. Trasladar la información estadística y epidemiológica a nuestra práctica clínica no siempre es sencillo y requiere una formación que no siempre se dispone.
  3. Las  recomendaciones sobre las actividades preventivas tendrían que realizarse en un lenguaje no científico y claro, siempre que fuera posible, para que el médico pudiera utilizarla en su práctica clínica.
  4. En las Guías de Práctica Clínica se deberían incluir recomendaciones simples y cuantificables para proporcionar a los pacientes y que les ayudara a tomar la decisión más adecuada.

Referencias

Sandblom G, Varenhorst E, Rosell J, Lofman O and Carlsson P. Randomised prostate cancer screening trial: 20 year follow-up. BMJ (Clinical research ed.). 2011 Mar 31; 342 :d1539. link

Screening for Prostate Cancer: A Review of the Evidence for the U.S. Preventive Services Task Force Roger Chou, Jennifer M. Croswell, Tracy Dana, Christina Bougatsos, Ian Blazina, Rongwei Fu, Ken Gleitsmann, Helen C. Koenig, Clarence Lam, Ashley Maltz, J. Bruin Rugge, and Kenneth Lin Ann Intern Med October 7, 2011.

Educating African American Men about the Prostate Cancer Screening Dilemma: A Randomized Intervention. Kathryn L. Taylor, Jackson L. Davis III,Ralph O. Turner, Lenora Johnson,Marc D. Schwartz, Jon F. Kerner, and Chikarlo Leak Cancer Epidemiol Biomarkers Prev November 2006 15:2179-2188;doi:10.1158/1055-9965.EPI-05-0417

About these ads

Un pensamiento en “Practicando la prevención cuaternaria con…. Prudencio

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s