CURIOSEAR HISTORIAS CLÍNICAS: UNA MANERA FÁCIL DE IR A LA CARCEL


Excelente entrada sobre un tema que pasa desapercibido, especialmente entre el personal no sanitario.Algunas condenas ha habido por incumplir la legalidad. Felicidades a Mónica Lalanda

MEDICOACUADROS

No, no exagero nada.

Curiosear historias clínicas que no pertenecen a tus propios pacientes es un delito.

Sí, eso que hacemos con regularidad de entrar a mirar qué le pasa a menganito, porqué fulanito está de baja o si es verdad el rumor de que peranganito tiene cancer…..es un delito grave, penado con la carcel.

Y qué decir de esa terrible costumbre de meter las narices en el historial de compañeros médicos. ¿Cuando acabará? En el momento en que un médico se convierte en paciente (y todos lo somos antes o despues), su problema pasa a ser vox populi. Si se colgara en el tablón de anuncios de la entrada de su hospital, no lo leería tanta gente. Tu privacidad, tu derecho al secreto médico no existen. Y, para colmo, se vive como algo completamente normal. ¿Cómo no te vas a interesar por un “compañero”? Al fin y al…

Ver la entrada original 75 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s